Arquetipos del Amor

14 Abr Arquetipos del Amor

Hace un par de años comencé el proceso de creación del método Arquetipos del Amor©… La verdad, no lo hice de forma intencional, de hecho, fue casi accidental… Y quiero contarles la historia de lo que despierta, hoy, mi pasión como consultora.

Recuerdo que estaba con un crush por un tipo que era un misterio para mi en comparación con los hombres con los que había salido. Parecía como que sí… pero en realidad no… pero tal vez. En lo que se refiere a relaciones, no suelo ser muy pasiva, ni tener mucha paciencia (por el Arquetipo que me caracteriza, que quizás más adelante revelaré), así que decidí emprender una estrategia de observación, encontrando patrones de conducta, reacciones, pistas… ¡Algo!… Ya saben, por aquello de acelarar… Lo que nunca debió ser acelerado (jajaja). Pues adelantándoles el final, pasó de crush a CRASH.

El hecho es que antes del crash, un día conversaba con unos amigos al respecto de cómo le llamaría al tipo en cuestión si él representara a un Arquetipo… Pues (pensé): Influenciador (of course), pues no sabe lo que quiere, y aún así lo consigue y nadie sabe cómo. 

 

  • El Arquetipo Influenciador es inteligente, reservado, a veces un poco frío en su pensamiento, pero también con alta capacidad de idear. Silencioso, con la palabra certera. Cuando está en desequilibrio, duda, titubea, miente y manipula, es neurótico. Cuando está en equilibrio, serena, aclara, influye. Él es como el aire que puede ser una brisa cálida, o un viento gélido que destruye todo en un segundo.

A continuación, surgieron al azar los nombres de los otros 3 Arquetipos principales encarnados en alguno de los amigos que estaban en ese momento:

  • El Conquistador es el que siempre busca dónde «colocar» la bandera. Es seguro de sí mismo, conservador, protector, próspero… Cuando está en desequilibrio, es sobre-protector, rígido, avaro, injusto, compulsivo. Cuando está en equilibrio, es estable, disciplinado y concreta lo que se propone. Él es como una tierra fértil que te acoge, o como un terremoto que te mueve el piso (y no en el buen sentido).

  • El Encantador (para ese momento me referí a él de Coqueto) es el que busca atención: de todos; y se mete a todos en un bolsillo… Es risueño, alegre. Cuando está en desequilibrio, es insaciable, pegajoso, infantil, dramático y quiere llamar la atención a toda costa, es dependiente e impertinente. Cuando está en equilibrio, es cariñoso, atento, contenedor y buen oyente, trae frescura con su autenticidady espontaneidad. Él puede ser un lago cristalino en calma… O una laguna turbia con monstruo incluido.

  • Y, finalmente, el Seductor es el que con su magnetismo y halo enigmático atrae a «la presa» que escogió. Es selectivo, magnético, misterioso. Cuando está en desequilibrio, es resentido, reprimido o desaforado, rabioso, hiriente y obsesivo, fácil de ofender. Cuando está en equilibrio, es enérgico, vibrante, creativo, luminoso, centrado y atrayente, impacta con su presencia y elegancia. Él es como el volcán que da vida a nuevas tierras o arrasa con todo a su paso.

Finalmente, dije: debería hacer una consulta al respecto… Pero no sé cómo le llamaría… Un gran amigo (que ha sido un apoyo invaluable en muchos sentidos) soltó: Arquetipos del Amor©. Así nació: de forma espontánea, con interés en indagar en los patrones de conducta y comprender por qué nos relacionamos como nos relacionamos, de dónde surgen las compatibilidades, los condicionamientos… Y sobre todo las máscaras que nos alejan de quiénes realmente somos. 

A partir de ese momento, estudios sobre los arquetipos, heridas del alma, 4 elementos de la naturaleza interna, lectura corporal y una pizca de astrología me apoyaron a pulir el método y a darle bases que necesitaba para apoyar a las personas a re-conocerse a sí mismas, iniciar un trabajo de re-conexión con su autenticidad, para finalmente permitir a su esencia emerger, a través de las relaciones (porque no estamos solos en una isla desierta).

Arquetipos del Amor© busca que, a través de la identificación de tu Arquetipo Principal, puedas sanar la relación contigo y con el entorno en las instancias personal, familiar, laboral y social. Deshacerte de las máscaras que te han alejado de tu naturaleza, y verte como realmente eres, porque no existe otra manera de transformarnos, que conociéndonos…

Con la aceptación, la observación y la práctica, nos daremos cuenta de que no somos un solo Arquetipo, sino que este representa una energía que influye en nosotros, que realmente tenemos los 4 Arquetipos adentro de nosotros de una u otra manera y que existe una vía de liberación de los patrones, mediante la integración, que lejos de clasificarnos, nos unifica… Como el círculo (como forma geométrica), que en sí mismo, representa «EL» Arquetipo del Amor… 

Facebook Comments
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.